Juan Carlos Mora

Juan Carlos Mora

Amante empedernido del mar y arquitecto en sueños, a los 17 años fue a Barcelona, donde estudió diseño gráfico en la prestigiosa Escuela Elisava, para recalar luego en lo que era su verdadera vocación la historieta. Fue en la Escuela de Cómic Joso, de la misma ciudad, donde conoció a profesionales de lo más variopinto e importante como Pasqual FerryJ. Beroy y Quim Bou, entre otros. Como su arte no pasó inadvertido, fue contratado para decorar el salón de la escuela. En el centro se especializó en aerografía, caricaturismo, animación tradicional y muralismo, allá por el año 1992.

Tras ganar el concurso internacional de El Víbora con la historia corta En La Playa  (en esta revista también llegó a publicar Ola de Calor), regresó a Tenerife, donde lanzó su primera obra importante: La Gesta del 25 de julio de 1797. Editado por el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, se trató de un álbum a todo color de una treintena de páginas en el que se narra el desembarco del Almirante Nelson en las costas santacruceras, y que espera una próxima reedición.

 Aficionado a la Historia, la mayoría de sus obras se centran en acontecimientos pasados sobre los que investiga, elabora los guiones y basa sus narraciones eminentemente visuales. En esta línea, bajo el sello Ediciones Idea se encargó de dibujar Historias de Guanches, una serie de historias centradas en la conquista de la isla de Tenerife. Actualmente, trabaja en un quinto volumen que está a punto de editarse mientras prepara Historias de Canarios, un cómic en la misma línea pero que traslada la acción a la conquista de Gran Canaria.

Juan Carlos Mora

Juan Carlos Mora

Amante empedernido del mar y arquitecto en sueños, a los 17 años fue a Barcelona, donde estudió diseño gráfico en la prestigiosa Escuela Elisava, para recalar luego en lo que era su verdadera vocación la historieta. Fue en la Escuela de Cómic Joso, de la misma ciudad, donde conoció a profesionales de lo más variopinto e importante como Pasqual FerryJ. Beroy y Quim Bou, entre otros. Como su arte no pasó inadvertido, fue contratado para decorar el salón de la escuela. En el centro se especializó en aerografía, caricaturismo, animación tradicional y muralismo, allá por el año 1992.

Tras ganar el concurso internacional de El Víbora con la historia corta En La Playa  (en esta revista también llegó a publicar Ola de Calor), regresó a Tenerife, donde lanzó su primera obra importante: La Gesta del 25 de julio de 1797. Editado por el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, se trató de un álbum a todo color de una treintena de páginas en el que se narra el desembarco del Almirante Nelson en las costas santacruceras, y que espera una próxima reedición.

 Aficionado a la Historia, la mayoría de sus obras se centran en acontecimientos pasados sobre los que investiga, elabora los guiones y basa sus narraciones eminentemente visuales. En esta línea, bajo el sello Ediciones Idea se encargó de dibujar Historias de Guanches, una serie de historias centradas en la conquista de la isla de Tenerife. Actualmente, trabaja en un quinto volumen que está a punto de editarse mientras prepara Historias de Canarios, un cómic en la misma línea pero que traslada la acción a la conquista de Gran Canaria.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies